russian english spanish choose your langauge

Noticias más importantes

Esteban Becker: Guinea Ecuatorial es pequeña como una hormiga, pero fuerte como un elefante. CAN-2015 reveló un nuevo actor en la historia del fútbol africano

27.04.2015

Para ello hay, como mínimo dos razones. La primera - es difícil encontrar en la historia del fútbol un caso donde un torneo de tal magnitud fuese trasladado de un país a otro con tanta premura. La segunda - el éxito de la selección nacional de Guinea Ecuatorial, que por primera vez en su historia, llegó a las semifinales del torneo continental, de repente convertido en sede del evento.

Qué es lo primero viene a la mente cuando se trata de la Copa Africana de Naciones de fútbol? Un fútbol descuidado, prácticamente sin defensa, arbitraje polémico y un juego desastroso de los porteros. Y si se trata de los equipos favoritos y exitosos, los cuales en los papeles y no solamente son capaces de ganar el título?

El equipo nacional de Ghana con Asamoah Gyan, el equipo de Costa de Marfil con Didier Drogba y el equipo de Camerún con Samuel Eto'o. Sí, los dueños de la CAN-2015 no pudieron intervenir en la lucha por el título, pero incluso en las más osadas predicciones difícilmente alguien hubiese podido pronosticar que el equipo de Guinea Ecuatorial no sólo pudiese salir del grupo, sino salir uno de los cuatro mejores equipos del continente. ¿Cuán largo ha sido el camino del equipo de este país hacia el éxito?

En enero del año 2011, la dirección de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) anunció que la Copa Africana de Naciones en el año 2015 se celebraría en Marruecos. El país se preparaba sistemáticamente para ser la sede, por segunda vez en la historia (la primera vez ocurrió en el año 1988) del mayor torneo, el cual era esperado impacientemente por los aficionados locales. Sin embargo, la epidemia del Ébola en el África occidental que comenzó a principios del 2014, hizo los reajustes en los planes concebidos.

Marruecos también se dirigió a la CAF con la solicitud para posponer el torneo para el año 2016. El país no quería correr el riesgo, temiendo por la llegada masiva de aficionados de los países afectados con los problemas de salud. Pero los dirigentes del fútbol se negaron a posponer la fecha. Entonces se comenzó a hablar de que el juego se efectuara fuera del continente - por ejemplo, en Catar. Un Campeonato Africano, celebrado fuera de sus límites territoriales - eso no había sucedido nunca. "Y no sucederá!" - más o menos así decidieron en Guinea Ecuatorial, cuyo presidente propuso celebrar el torneo en su país.

El presidente Obiang Nguema Mbasogo ha demostrado ser un verdadero panafricanista, al defender el honor del continente, pero entre la toma de la decisión y su implementación existen a veces distancias insalvables. Para la preparación del evento Guinea Ecuatorial contaba sólo con 50 días. Es cierto que, el país había sido anfitrión de la Copa Africana de Naciones en el año 2012 - junto con Gabón. En aquella oportunidad estuvieron involucrados dos estadios - en Malabo y Bata, que fueron construidos especialmente para el torneo y que le han dado un poderoso impulso al desarrollo del fútbol en el país. Eso, sin dudas, facilitó la tarea, pero sólo en parte. Como resultado, se involucraron otros dos estadios en Mongomo y Ebebiyín.

La Federación de Fútbol del país fue creada en el año 1957, pero resultó miembro de pleno de la FIFA sólo en 1986. La historia de la selección nacional difícilmente puede compararse con alguna de las historias de los gigantes africanos. La selección nacional "Nzalang" nunca figuró entre los mejores equipos de África. Más bien, fue uno de los equipos rezagados. Por cierto, la primera vez que el equipo nacional participó en la final del torneo de la Copa Africana de Naciones en el año 2012, cuando se seleccionó en calidad de anfitriones del torneo. Y de repente los cuartos de final. En el año 2015 el torneo también se llevó a cabo con el más alto nivel repleto de participantes. El factor doméstico inspiró también al equipo de Guinea Ecuatorial, que se las arregló para lograr los mejores resultados de su historia: llegar a la semifinal. De hecho, a partir de ese momento comenzó la historia de la selección, de la cual antes no se había oído hablar en el mundo.

Los jugadores naturalizados dieron en su momento un gran impulso al desarrollo del fútbol en el país. La presencia de estos jugadores provocó muchas discusiones y reclamaciones por parte de otros equipos africanos. En realidad, su contribución al éxito de la selección nacional es difícil de sobreestimar. En primer lugar, porque la llegada de los jugadores de alto nivel, a quienes el Estado les brindó un apoyo integral, también benefició a los jugadores autóctonos que fueron creciendo y se convirtieron en jugadores competitivos.

Sin dudas, el fútbol es el deporte número uno en Guinea Ecuatorial. Esto se debe, en gran parte al hecho de que el país fue una antigua colonia de España, donde este juego ha sido popular históricamente. En la división superior del campeonato nacional de fútbol, que se denomina la Primera División de Honor de Guinea Ecuatorial participan 20 clubes. Los éxitos de la selección nacional se reflejan en el campeonato nacional, que cada vez es más popular, reuniendo un número creciente de espectadores en las gradas.

Mientras tanto, el estado no se queda al margen. El desarrollo del país impacta positivamente en el desarrollo del deporte en general y del fútbol en particular. Resulta difícil sobrevalorar el impulso que han dado a este desarrollo los recientes éxitos de la selección nacional de fútbol. Gracias a la federación local de fútbol y las autoridades del país, la infraestructura del fútbol está mejorando constantemente, ​​lo que permite desarrollar a sus propios jugadores y no depender de jugadores extranjeros. Obviamente, viéndolo en la perspectiva no del corto plazo, pero si en un futuro próximo, Guinea Ecuatorial podría convertirse en una fuerza temible del fútbol en el continente africano.

Por cierto, el equipo de la selección nacional, tuvo menos días que el propio país para prepararse para la Copa Africana de Naciones. Menos de un mes antes del inicio del torneo fue liberado el entrenador Andoni Goicoechea. El entrenador simplemente no apareció en la ubicación del equipo. Para salvar el honor futbolístico de Guinea Ecuatorial fútbol fue nombrado Esteban Becker, quien previamente había dirigido el equipo nacional femenino y había obtenido la victoria en un torneo similar. Becker cumplió exitosamente esta vez su tarea con el equipo masculino.

La semifinal de la Copa de África le permitió al equipo de Guinea Ecuatorial elevarse a alturas inéditas. El equipo anotó un récord de 370 puntos en la clasificación de la FIFA y por primera vez en la historia se incluyó entre los 50 mejores equipos del mundo. !Y habrá más! Según las palabras de Becker, Guinea Ecuatorial es pequeña como las hormigas, pero fuerte como un elefante. El experto argentino confía en una transición dinámica de la defensa al ataque, y en una reorganización también rápida del equipo en la dirección opuesta. Además es sorprendente cómo en menos de 20 días, que fue el plazo de tiempo que tuvo, este entrenador fue capaz de conformar un equipo practicamente de semi-profesionales que se elevó al lugar 49 en el ranking mundial.

thinkfootball.co.uk

 

 


Full list»