russian english spanish choose your langauge

Prensa

Para un golfo del mar mejor ser guineano que persa La economía de Guinea Ecuatorial es la de más rápido crecimiento del continente

04.10.2012

Siempre es interesante volver. En particular donde en unos meses cambia no solo el perfil de la ciudad, sino que también se mueve la línea del mar. Se puede considerar el presente reportaje sobre Guinea Ecuatorial como una continuación del material publicado en "Odnako" hace un poco más de un año, titulado "Un país no comprendido". En ese momento impresionaba la escala del boom inmobiliario y la calidad de las carreteras que se abrían camino en la selva. Ahora eso ya es pan de cada día. En un año construyeron un aeropuerto nuevo en Malabo, una pista de aterrizaje en la isla Corisco, nuevos amarraderos y astilleros, puentes, hoteles y mucho más. ¿Y qué tiene eso de extraño? Es obvio teniendo petrodólares.

Lo sorprendente es otra cosa. Guinea Ecuatorial, que, según afirman varios medios de comunicación, se encuentra bajo el yugo de un dictador; no optó por aislarse del mundo exterior, en un intento por proteger sus riquezas, sino que por el contrario: abrió sus puertas al mundo, diciendo: hay lugar para todos bajo el sol de Guinea Ecuatorial.

Tales palabras cobran sentido solo al deshacerse de los estereotipos y entendiendo que la vida no en blanco y negro. Y mucho menos aquí en África.


Dictador reformista

El océano siempre es cálido.  Playa en el pueblo de Arena Blanca, cerca de Malabo.

El océano siempre es cálido. Playa en el pueblo de Arena Blanca, cerca de Malabo.

Empecemos aclarando que en ningún país africano existe la democracia en su sentido clásico, es decir, como se la entiende en occidente. Los presidentes y sus acólitos gobiernan hasta la vejez y con frecuencia arrasan en las elecciones, pero solo a algunos la prensa occidental llama "dictadores"; dependiendo del panorama político del momento.

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Ngema Mbasogo es justamente uno de aquellos líderes africanos a los que la prensa occidental y organismos de derechos humanos grafican como quizá uno de los peores dictadores en la historia.

La realidad casi nadie de los que se empeñan tanto en describir a los sufrimientos de equatoguineanos, las prisiones sobrepobladas y atrocidades cometidas por el ejército estaban , en Guinea Ecuatorial. He tenido la oportunidad de visitar el país en reiteradas ocasiones y no vi pilas de cadáveres de opositores torturados o multitudes desnutridas pidiendo limosna.

Obiang gobierna de facto el país desde 1979 y quizá es el gobernante más longevo por el momento. Asumió el poder después de un golpe militar que derrocó a su tío Francisco Macías. Fue con Macías, a quien los ecuatoguineanos llamaban "papá", según dicen, que realmente había pilas de cadáveres y muertos por hambrunas. La población en esa época disminuyó en un 25%. Algunos consiguieron escapar, otros no.

Es por esto que se entiende que algunos ecuatoguineanos se refieran al golpe del 79 como un "golpe de la libertad". Luego de la entrada en vigencia de la constitución, elaborada por abogados de la ONU en 1982, Obiang fue elegido presidente. Y desde entonces hay elecciones cada siete años y en cada ocasión Obiang arrasa con un 97% de los votos.

Pienso que si incluso el sentimiento de lealtad fuese un poco menos intenso, Obiang de todas maneras ganaría incluso en la más honesta de las elecciones. Quizá con un resultado más modesto, pero igual de satisfactorio.

"En Guinea Ecuatorial no existen las bases sociales para un cambio político" dice en una entrevista Tutu Alicante, miembro de un grupo de derechos humanos de Guinea. "El pueblo no está lo suficientemente cabreado"

Alicante defiende los derechos de los ecuatoguineanos desde EEUU, con fondos del magnate estadounidense George Soros, a pesar de que en Guinea Ecuatorial se les permita actuar a los partidos de oposición.

Hay una opinión que el poder sigue teniendo un carácter sagrado a ojos de los africanos. Algunos ven en esto la causa de la inamovilidad de ciertos regímenes africanos. El poder esta dado por Dios en perpetuidad al gobernante, su familia, amigos y el resto del pueblo, ¿para qué entonces organizar elecciones?

En varias ocasiones tuve la oportunidad de hablar con el presidente Obiang. No me pareció ser una persona que cree tener línea telefonica directa con El Señor. Parece ser más bien un creyente de verdad; por lo tanto a mi me ha parecido que le molestan cualquieras insinuaciones que su poder sea sagrado.

Obiang le encanta repetir que Guinea está aprendiendo a ser democrática. "Me refiero a la democracia en el sentido occidental moderno" dice el Presidente. "Todavía no dominamos este tipo de democracia. Pero nosotros los africanos tenemos nuestra propia tradición democrática. Por ejemplo, en cualquier aldea se puede encontrar una casita sin paredes. Esta estructura se llama, 'abaka' o 'casa de palabras' es, una especie de parlamento de la aldea, sin cuya aprobación no puede tomarse ninguna decisión. Los derechos colectivos, según nuestra tradición, prevalecen por sobre el individuo, pero una verdadera democracia consiste también en respetar la visión de cada individuo, esté o no de acuerdo con el resto. Nosotros avanzamos por este camino y creo no existe otra alternativa".

Se habla mucho de los clanes que dominan las esferas de poder en Guinea Ecuatorial. Obiang está rodeado, según se dice, de familiares que controlan prácticamente toda la actividad política y económica del país.

De eso no cabe duda. En un país de medio millón de habitantes con una fuerte tradición poligámica, prácticamente toda la población tiene algún grado de parentesco entre sí. Cualquier hombre que pueda mantener a diez o doce esposas con sus hijos, automáticamente se hace pariente de casi todas las familias y clanes más importantes del país.

Es más, varios de los opositores que piden el derrocamiento violento de Obiang son sus parientes. En los procesos judiciales iniciados por organizaciones de derechos humanos en EEUU y Francia en contra del hijo mayor del presidente Obiang, uno de los principales testigos es el cuñado del presidente.

En su momento, este cuñado trabajó junto con Teodorino en el rubro forestal (el hijo del presidente era en aquel entonces Ministro de Agricultura y Bosques) y ahora, en el extranjero, acusa a su pariente de haberle dado demasiados sobornos.

Otro tema interesante: las cárceles en Guinea Ecuatorial. Efectivamente se encuentran sobrepobladas, pero no por los opositores al régimen. Cuando estuve en el país, hubo una fuga masiva de la famosa cárcel Black Beach, muchas veces descrita por las ONG´s como un centro de tortura para la oposicion. Los reos simplemente huyeron.

Todo el país se ha transformado en una gran obra de construcción.

Todo el país se ha transformado en una gran obra de construcción.

La mayoría de esos reos eran los mismos militares que según las mismas ONGs aterrorizaban y torturaban a civiles. Es difícil decir si Obiang lee los reportes de las ONG simplemente se guía por su propia concepción del estado de derecho y la disciplina militar, pero a los militares que cometen atrocidades contra la población en Guinea Ecuatorial se les castiga severamente.

La mayoría de las ejecuciones en el país están relacionadas a crímenes cometidos por los militares. Y en gran parte de los casos las condenas no son por formar parte de alguna conspiración, sino que por asesinato, violencia doméstica o robo.

Sea bueno o malo, Obiang solo puede ser juzgado por los propios ecuatoguineanos. A algunos les desagrada profundamente el excesivo poder de los parientes de Obiang mientras que otros visten con orgullo camisetas estampadas con el retrato del líder. Solo se puede tener certeza de lo siguiente: Obiang quiere cambiar no solo el país, sino a su propia gente. ¿Por qué Obiang se empaña tanto en cambiar a su propia gente? No es una tarea facial, especialmente tomando en consideración las particularidades de carácter nacional de los ecuatoguineanos.

En sus discursos, Obiang con frecuencia dice que ya basta de ser un país pobre, rico en petróleo que tarde o temprano se acabará. Es necesario desarrollar la industria turística, agrícola y de manufactura, para dejar de depender de las fluctuaciones del mercado de materias primas y de proveedores de bienes importados; es decir, absolutamente todo. Para eso hay que dejar de despreciar el trabajo en talleres y granjas y no querer ser solo el jefe. En suma, cambiar la mentalidad.


Tristeza post-hispana.

El período colonial resultó ser mucho más difícil para los ecuatoguineanos en comparación al resto de los africanos. El más pobre de los países del continente era la colonia de España, país que a su vez no era precisamente uno de los más prósperos de Europa. A diferencia de los ingleses o franceses, los españoles no dejaron nada de infraestructura. Simplemente se dedicaron al cultivo y exportación de cacao y café.

Vestidos y camisetas con retratos del presidente son algo común. La señora Balbina Márquez y sus vecinos, en el pueblo Baney de la isla Bioko.
Vestidos y camisetas con retratos del presidente son algo común.
La señora Balbina Márquez y sus vecinos, en el pueblo Baney de la isla Bioko.

Al independizarse, Guinea Ecuatorial era un país sin ninguna perspectiva para el futuro. La población, sumida en la miseria, inmigraba en todas direcciones; en especial a países vecinos, en donde se los contrataba para hacer los trabajos más difíciles y sucios. Cuentan que en Gabón, a modo de broma tenían : "Un día del azote al ecuatoguineano", en el que solían dar una patada o un azote al sirviente de Guinea Ecuatorial. Los tiempos se han cambiado. Pero aAhora en África se ve a los ecuatoguineanos con un verdadero respeto: 500 mil barriles de petróleo al día. Ser ciudadano de ese país es realmente un honor.

Sin embargo, el peor legado del colonialismo no fue la pobreza, sino que las deformaciones en la conciencia de muchas personas.

"A veces me da la impresión de que los españoles y ecuatoguineanos sacaron lo peor el uno del otro" dice el conocido médico ecuatoguineano, miembro del parlamento de Guinea Ecuatorial y del parlamento Pan-Africano Justino Obama. De niño estudió en una escuela española, durante la época de Franco. "Una vez ya siendo mayor y medico después de la independencia, fui a España para consultar en que podrían ayudarnos en temas de sanidad y los españoles que me atendían me dicen: 'Sabes, hemos decidido de enfocarnos en ayuda a países latinoamericanos ya que son más cercanos a nosotros en cultura y mentalidad' Y yo les pregunté: '¿Alguno de sus amigos latinoamericanos se sabe de memoria el himno fascista Cara al Sol, que ustedes nos obligaban a cantar en la escuela?' A los españoles no les gusta recordar esos tiempos. Y, por supuesto, tampoco les gusta recordar que existimos.

Además de la adoración a Franco, los españoles implantaban la supremacía de la iglesia católica y vigilaban a los ecuatoguineanos para que no solo no practiquen sus cultos tradicionales, sino que no se convirten a ninguna otra corriente del cristianismo. Como en cualquier estado fascista, incluso a los niños se los organizaba en algún tipo de grupo. Los jóvenes miembros debían monitorear y denunciar a sus padres, si hacían algo indebido según la doctrina de los colonizadores dentro del hogar. Esta organización de niños denunciantes se mantuvo por mucho tiempo, y no es difícil imaginar todos los dramas familiares que produjo.

Quizá sea por esto que los ecuatoguineanos sean más cerrados, desconfiados y menos emprendedores que, por ejemplo, los cameruneses. Y esto a pesar de que en ambos países vive la misma etnia fang cuyos miembros mantienen lazos familiares en ambos lados de la frontera, se visitan, etc. Incluso el dinero se ve distinto, a pesar de que en ambos países existe la misma divisa, el franco centroafricano. En Camerún, con un comercio más activo, los billetes siempre están deteriorados. En Guinea Ecuatorial, la mayoría de los billetes parecen recién impresos.

Esto, por supuesto, no significa que en el país nadie comercia - en Malabo (la capital ubicada en la isla Bioko) y en Bata (la ciudad más grande en la parte continental) hay supermercados, numerosas tiendas e improvisados mercados de pescado. Los abarrotes en las tiendas se importan de Europa, en los puestos de artesanías se venden objetos de Camerún, en las tiendas que venden chatarra china trabajan chinos y el pescado fresco lo venden pescadores nigerianos o cameruneses. No producen nada propio: hasta el vacuno lo traen desde el norte: Camerún, Níger e incluso Malí. Manzanas francesas o españolas cultivadas en tierras lejanas se cuestan menos que naranjas ecuatoguineanas cultivadas localmente.

Cambiar la forma de pensar es más difícil que construir carreteras y ciudades nuevas y el flujo de petrodólares solo lo hace más difícil. Probablemente a esto se refiere la famosa frase "maldición de recursos"

Desde que llegaron los españoles, "hasta la época del petróleo", en Guinea Ecuatorial se cultivaba café y cacao. Ahora no hay ninguna plantación. En las aldeas solo quedan niños y ancianos. Los jóvenes se fueron a la ciudad, atraídos por el dinero fácil. Nunca supimos dónde trabajaban exactamente. Ciertamente no de jefes. La mayoría carece de cualificaciones y los puestos de jefe no alcanzan para todos. Incluso en un país pequeño de aproximadamente 700 mil habitantes.

No es un trabajo para ecuatoguineanos: los chinos cultivan su  huerto
No es un trabajo para ecuatoguineanos: los chinos cultivan su huerto

En las ciudades, incluso los trabajos no calificados los realizan extranjeros de Camerún, Ghana, Burkina Faso y otros países. La casa de un amigo nuestro es vigilada por un camerunés, que está feliz porque le pagan un poco más de 100 dólares al mes. Según nuestro amigo, a un ecuatoguineano habría que pagarle por lo menos 300 dolares.

Por supuesto, esto no significa que en Guinea Ecuatorial no haya pobres, aunque no pudimos ver a pordioseros indigentes por las calles. Es simplemente imposible que no haya pobres, ya que cualquier economía de recursos naturales implica que la riqueza de la sociedad la acumula un sector de la población, mientras que otro sector es marginalizado. Otro aspecto es que, en un país pequeño y poco poblado, con un complejo y enmarañado sistema de lazos por clanes; la riqueza del petróleo chorrea en todos los sectores de la sociedad, aunque sean gotas esporádicas para algunos.

Se ven signos de nouveau riche y de dinero fácil en todas partes. Se ven numerosos autos abandonados en las carreteras, con frecuencia muy caros. Los dueños no quieren complicarse mandando a reparar el auto. Es más fácil comprar uno nuevo.

En las zonas urbanas aparecen nuevos barrios con casas de lujo. Cada una con peor gusto que la otra. Los materiales de construcción se transportan por vía marítima desde Marruecos, Turquía y Portugal. Y cuando los cargamentos se retrasan, se paga hasta 50 dólares por un saco de cemento.

Hace unos años, una empresa constructora de Bata necesitaba arena y sin pensarlo mucho, mandó una excavadora a una playa cercana. Como resultado, la primera tormenta que apareció arrasó con una aldea entera de pescadores. Nadie hizo un gran escándalo al respecto: primero, porque los habitantes de la aldea eran nigerianos y segundo, ¿para qué hacer escándalos si nadie resultó muerto?

Hoy, Guinea Ecuatorial es como un adolescente que ha alcanzado la madurez física, pero aún tiene mentalidad de niño, A veces se refieren al país como "El Patito Feo Africano" (hasta hace poco el país era bastante feo). Ahora, el país es un pato feo que vive una compleja transición hacia un cisne.


La gran industria petrolera

En algunos periódicos dicen que los ecuatoguineanos malviven con un dólar al día.   Un dólar cuesta una lata de coca cola. Los supermercados Martínez Hermanos siempre están repletos gente.
En algunos periódicos dicen que los ecuatoguineanos malviven con un dólar al día.
Un dólar cuesta una lata de coca cola. Los supermercados Martínez Hermanos siempre están repletos gente.

Hace un año, 'Odnako' publicó un artículo sobre la economía y prospectos de Guinea Ecuatorial en relación al desarrollo de la industria de gas y petróleo. Por esto, no tiene sentido repetir lo ya tratado aunque no está de más recordar ciertos puntos.

Según datos de 2009, las reservas probadas que yacen bajo el lecho marino alcanzan los 1.100 millones de barriles. Hay reportes que indican que bajo el Golfo de Guinea puede que se concentre hasta un 10% de las reservas mundiales de petróleo. Para tener en cuenta: El territorio de Guinea Ecuatorial tiene una superficie de 28 mil kilómetros cuadrados - la mitad de la región de Moscú. Pero el área de sus aguas territoriales (la república cuenta con una parte continental y cinco islas relativamente alejadas entre sí) suma 350 mil kilómetros cuadrados. Es decir, el Golfo de Guinea.

Las reservas locales de petróleo y gas son de importancia estratégica no solo por su tamaño, La región del Golfo Pérsico se está volviendo cada vez más volátil, mientras que aquí se tiene un país estable y abierto a los extranjeros, además de contar con una ruta marítima directa hacia Europa y EEUU, los mayores consumidores.

Y es precisamente la estabilidad de Guinea Ecuatorial lo que atrae a los estadounidenses con sus empresas de gas y petróleo, a los chinos que construyen y comercian y a los marroquíes que construyen puertos y aeródromos.

Cuando el mundo supo del petróleo ecuatoguineano, el presidente Obiang tomó la única decisión correcta posible: invitó a todos los que quisieran participar. El cálculo fue el correcto: las empresas transnacionales que llegaron al país no solo son socios económicos, sino que además garantizan la estabilidad del país.

Nuevo barrio de Malabo.
Nuevo barrio de Malabo.

Actualmente, según The Economist, las economías de la costa oeste africana crecen más rápido que cualquier otra parte del continente. Entre esos países lidera Guinea Ecuatorial con un crecimiento anual de 14,4%. Para comparar: el crecimiento económico de Gabón es de 10,9%, Angola 5,1% y Namibia 6,1%.

Exactamente hace diez años esta misma publicación se refirió a África como "el continente perdido" pero durante los últimos 8 años, el crecimiento económico del África Subsahariana supera el de Asia Oriental.

"Cuando en 2008 la economía mundial bordeó el colapso, las tasas de crecimiento en África se mantuvieron firmes. África es muy estable", opina Mtuli Nkube, economista sénior del Banco Africano de Desarrollo.

Claro está, es difícil hablar de sostenibilidad cuando la economía se basa exclusivamente en la exportación de materias primas. De ahí el deseo de Guinea Ecuatorial de diversificar la economía. Existe un programa oficial orientado a acelerar el desarrollo del país hacia 2025. En esta fecha el país debería entrar al grupo de países desarrollados. Si logran concretar el programa, Guinea Ecuatorial será sin duda el patito feo africano en su plena adultez.

Por la cantidad de intentos de golpes de estado, Guinea Ecuatorial se merecería una nominación en el libro de Guinness; si tan solo existiera tal categoría. Uno de los primeros golpes en este país había intentado organizar en su día en Guinea Ecuatorial el famoso escritor inglés Frederick Forsyth. Luego él describió esta historia en su famosa novela "Los Perros de la Guerra", la que Hollywood hizo película con Christopher Walken en el papel de un mercenario.

En la vida real la intentona de golpe de Forsyth resultó ser un fracaso. Los mercenarios contratados por el escritor ni siquiera alcanzaron las costas de Guinea Ecuatorial. Fueron arrestados en las Islas Canarias en enero de 1973.

Otros intentos de golpe de estado fueron francamente ridículos.

En mayo de 1997, en el puerto angoleño Cabinda, dos españoles arrendaron un barco con tripulación rusa para transportar según ellos los repuestos para tractores.

Los españoles le dijeron al capitán que solo eran mecánicos y que el dueño de la carga pagaría por el flete antes de zarpar.

En la fecha señalada, un señor negro y rechoncho aborda la goleta y le manda al capitán "A zarpar"

-¿Zarpar adónde? - pregunta sorprendido el capitán. - ¿Y el pago?

El señor negro dijo que a los Presidentes de naciones africanas hay que creerles cuando dan su palabra y que el flete se pagará en el puerto de destino.

- ¿Presidente de qué? - insistió el obstinado capitán.

- "De Guinea Ecuatorial" fue la respuesta.

En buenas manos. Los equatogineanos a veces se refieren al hospital israelí La Paz como el hospital ruso. La mayoría de los médicos son de la ex Unión Soviética.
En buenas manos. Los equatogineanos a veces se refieren al hospital israelí La Paz como el hospital ruso.
La mayoría de los médicos son de la ex Unión Soviética.

El capitán no creyó lo que le estaban diciendo y se contactó con la autoridad portuaria, donde se supo que los españoles habían evadido el control aduanero. Cuando abrieron el cargamento, descubrieron que en lugar de repuestos para tractores había morteros y fusiles Kalashnikov.

Y así fue como arrestaron en Angola al líder opositor ecuatoguineano Severo Moto y sus dos asesores españoles, uno de los cuales era miembro de la Guardia Civil (que estaba, por cierto, de vacaciones).

Dicen que si no fuera por los dos asesores españoles a quienes de forma discreta había sacado de presión angoleña los diplomáticos de la embajada de España, a Severo Moto lo habrían dejado en la cárcel (como castigo por su estupidez).

Luego hubo un notorio intento de golpe de estado en 2004. Notorio por la participación de Mark Thatcher. El hijo de Margaret Thatcher, todo un aventurero internacional, se lo conoce por trafico de armas a Irán y por reclutar mercenarios por toda África.

El guión de Forsyth se repite una vez más (aunque esta vez se intenta enviar mercenarios por aire y no por mar) con el mismo resultado que Forsyth tuvo en la vida real y que no traspasó a su novela. El avión con mercenarios no consiguió aterrizar en Guinea Ecuatorial. Los mercenarios fueron arrestados por fuerzas de seguridad en Zimbabue. El comandante de estos verdaderos "Soldiers of Fortune" era Simon Mann, un egresado del Eton College y miembro de las SAS, quien fue encarcelado primero en Zimbabue por contrabando de armas y luego extraditado a Guinea Ecuatorial. Luego de un año, Obiang indultó al malhadado mercenario.

En marzo de 2008, el diario británico The Independent publicó una nueva declaración de Simon Mann. El ex comandante de los mercenarios divulgó que Mark Thatcher jugó un rol mucho más importante al planear el golpe de lo que se dijo inicialmente en la prensa y los tribunales. Y lo más importante: los gobiernos de Sudáfrica y España no solo estaban al tanto de la conspiración, sino que contribuyeron activamente a su realización. Además Mann declaró que sus empleadores lo engañaron, diciéndole que la situación en Guinea Ecuatorial era horrible y que el régimen caería con el menor empujón del exterior.

Mercado de pesca improvisado en Bata. Casi todos los pescadores son nigerianos o cameruneses.
Mercado de pesca improvisado en Bata.
Casi todos los pescadores son nigerianos o cameruneses.

Hay varias formas de interpretar las palabras del mercenario y no resulta para nada sorprendente que los gobiernos de España y Sudáfrica rechazaran inmediatamente las acusaciones y las calificaran de infundadas. Sin embargo, ya en el año 2004 la ministra de relaciones exteriores de España Ana Palacios tuvo que admitir que mientras se planeaba el golpe de estado, había una fragata española a pocos kilómetros de Malabo. Claro está, Palacios subrayó que la fragata estaba en una "misión de amistad". Nadie había invitado esa fragata a Guinea Ecuatorial. Incluso si asumimos que las fuerzas armadas españolas estaban en Guinea Ecuatorial con el propósito de evacuar a ciudadanos españoles; el mero hecho de estar ahí denota que el gobierno español estaba al tanto de lo que sucedería.

Piratas nigerianos descalzos, provenientes de la península de Bakassi en Camerún, resultaron tener más suerte que mercenarios blancos, marinos españoles y aristócratas del servicio secreto británico ya que consiguieron dos veces llegar a las costas de Guinea Ecuatorial.

La primera vez fue en Bata, en diciembre de 2007, justo antes del pago de salarios, cuando la caja fuerte del banco estaba llena de dinero. Los piratas tuvieron mala suerte. Una empleada del banco que oyó disparos en la calle y vio que hombres armados sin zapatos estaban entrando al banco, consiguió apretar el botón y bloquear la puerta de la caja fuerte. Ni con explosivos ni con algún otro método consiguieron los bandidos abrir la caja.

Pronto lloverá. En la plaza de central de un pueblo.
Pronto lloverá. En la plaza de central de un pueblo.

La segunda vez, en Malabo en 2009, fue tragicómica. Cuatro ex-funcionarios ecuatoguineanos, algunos de ellos ex miembros de las fuerzas de seguridad, dados de baja por diversas infracciones; habían contado mil y una maravilla a los piratas nigerianos sobre, un palacio recién construido en Malabo- toda una cueva de Ali Babá, según ellos, llenao de tesoros y dinero.

Los piratas creyeron la historia y de noche intentaron llegar al palacio en sus botes de madera. Y aquí es donde estuvo el engaño: la cueva de Ali Babá ni siquiera estaba terminada. Además, el palacio de Malabo alojaría, por sobre todo, la biblioteca presidencial y salones para eventos protocolares, no tesoros.

Algunos de los bandidos resultaron muertos en el tiroteo con las fuerzas de seguridad y otros se ahogaron. Los sobrevivientes que lograron escapar estaban tan enfadados, que entregaron a las autoridades ecuatoguineanas a los cuatro ex funcionarios que les brindaron la información falsa. Fueron juzgados y sentenciados a muerte. Los defensores de los ONGs siguen refiriéndose a este episodio como una "masacre de opositores al régimen".


Nuestro rinconcito nunca nos queda chico.

"En África hay muy pocos países que pueden decir lo que quieren y hacer lo que quieren" declaró a Odnako el director del Gabinete Militar del presidente de Guinea Ecuatorial, el general Luciano Esono Biteque. "Nosotros podemos hacer eso. Los mayores riesgos que tenemos son la piratería y la inmigración ilegal. Estamos al tanto de la existencia de grupos financiados desde el extranjero, que preparan posibles acciones en contra de nuestro gobierno. Tenemos la fuerza y los medios para responder adecuadamente, aunque hay que decir que resulta muy difícil mantener el control sobre aguas territoriales varias veces el tamaño del país."

En seno de la familia. Por la tarde en el malecón de Bata.
En seno de la familia. Por la tarde en el malecón de Bata.

Luciano Esono Biteque habló del desarrollo de una fuerza naval propia, en particular se refirió a la entrada en servicio de la fragata Bata. Ninguno de los países vecinos tiene un buque de esa clase y, según el general, la flota de Guinea Ecuatorial debe cumplir garantizar la seguridad común.

"No pertenecemos a ningún bando y por esto no permitiremos la instalación de ninguna base militar extranjera. Cooperamos con todo el mundo, pero nadie puede dictarnos condiciones", concluyó el general.

Por desgracia, luego de la disolución de la Unión Soviética, la relación de Rusia con los países africanos se redujo al mínimo- dijo el Cónsul Honorario de Rusia en Guinea Ecuatorial Vladimir Evdokimov. Es una verdadera lástima, ya que tradicionalmente hemos tenido una buena presencia en África. Hasta la fecha es posible encontrar en cualquier país africano a licenciados de las universidades soviéticas y muchos de ellos ocupan altos cargos.

Nuestro regreso a África no será fácil, entre otras cosas, porque varios nichos ya están ocupados. Los africanos nos dan la bienvenida, como también se la dan a los chinos, estadounidenses, israelíes o árabes. La vara es alta, pero la meta vale la pena.

El consulado honorario de Malabo se abrió hace solo un año (la embajada, abierta en 1968, se cerró en 1992) y antes de eso, los intereses de Rusia en la república eran velados por la embajada de la Federación de Rusia en Camerún.

Hay pocos ciudadanos rusos en Guinea Ecuatorial. Por lo general se trata de familiares de ecuatoguineanos. Por otro lado, la presencia de otros países de la ex-URSS es marcada. Puertos, muelles donde se reparan buques oceánicos, astilleros. En todos lados se oye ruso. ¿En qué otro idioma podrían comunicarse entre sí ciudadanos lituanos, estonios y ucranianos?

Vitas es el ingeniero jefe del astillero perteneciente a una empresa estatal de Guinea Ecuatorial. En su momento trabajó en los astilleros en Klaipėda.

Ahora estos astilleros están cerrados. Fueron privatizados y luego vendidos a la chatarra. Es más: la construcción naval europea está a punto de morir. En Alemania todavía continúan aleteando, pero no les queda mucho. Ahora los barcos los construye China. Baratos y de calidad.

"Barato y de calidad" era una frase asociada a los especialistas soviéticos (¡no confundir con los rusos!). En Malabo, nuestros ex-compatriotas ya tienen en funcionamiento un astillero, donde se construirán buques para Guinea Ecuatorial, incluyendo buques militares. Ya hay países vecinos que manifestaron interés en la producción, ya que para estos países la protección de aguas territoriales y la lucha contra la piratería no es menos aguda.

Los fines de semana, los "soviéticos" juegan fútbol con los israelíes y árabes.

- Yo jamás volveré al Líbano- dice Ajidan, dueño de un restaurante en Bata. Por las noches en su local no cabe ni un alfiler: ecuatoguineanos, niñas árabes en hijab, europeos con niñas locales- un ambiente muy ruidoso y divertido. Ajidan llegó a África hace 20 años, 17 de los cuales los lleva viviendo en Guinea Ecuatorial. Con su esposa paraguaya tienen dos hijos, ¿para qué se va a meter en medio del caos de Beirut?

Ajidan dice que vivir aquí es fantástico. No ha tenido problemas con el gobierno y los impuestos son de... ¡ojo! solo el 13% de las ganancias. O 15% si se vende alcoholes.

Cuando me vine de Tel Aviv hace un año, me imaginaba África completamente distinta - dice el director general del centro médico israelí La Paz en Malabo, Mikhail Averbukh. Hay otro centro igual en Bata y se construyen otros dos en otras ciudades. - Este país cambia ante nuestros propios ojos. Yo no creería que tal cambio sea posible.

Lo más difícil, dice Mikhail, es cambiar la relación de las personas hacia su salud. Lo que Dios da, Dios quita - esa es, por supuesto, la regla; pero no significa que nada dependa del ser humano. Los centros La Paz están equipados con la última tecnología. Aunque no son gratuitos, tienen precios razonables, si se considera el número de pacientes en las salas. La gestión completa del embarazo y parto cuesta 400 usd. La operación de apendicitis, 300 usd. Todos los servicios de neonatología son gratuitos.

-En Guinea Ecuatorial todos comen como dementes. No tengo otras críticas hacia el país- dijo a modo de broma John, un comerciante. Él es filipino, casado con una china y dueño de tiendas, bares y plantaciones donde se cultivan hortalizas. Los ecuatoguineanos al parecer no les gusta rebajarse a trabajar en el campo, así que este nicho está ocupado por los chinos. Por ejemplo, Fan-Fan, la esposa de John trabaja en su plantación solo con chinos gan.

-¿Cuánto me vas a pagar para fotografiar la plantación? - me preguntó Fan-Fan.

Un ucraniano de Malabo, hablando pestes de los chinos, contó que compró en el mercado langostas y se las regaló a una china. La china cocinó las langostas y luego de que juntos comieron, ella pidió dinero por haberlas cocinado.

Por las noches, el bar de Fan-Fan está repleto. Algunos se sientan adentro, otros en las mesitas puestas en la acera. Y en un rincón está la parrilla en la que asan mariscos. La clientela está compuesta de extranjeros. Si se pone atención, se puede oír cómo hablan en italiano, español, turco, árabe e inglés.

Además, en este lugar frecuentan mujeres locales, a las que no nos atrevemos a llamar prostitutas. No hay precio fijo: todo depende del grado de simpatía mutua que haya. Conocimos a una niña que, a pesar de su edad, ya tiene cinco hijos, de padres italiano, francés, estadounidense y ruso. Hela ahí: diversificación en acción.


Full list